¿Enseñanza o aprendizaje?

By 0 No tags Permalink

Cuando un docente ingresa al aula su máxima, inicialmente, es que sus estudiantes aprendan sobre su asignatura. Algunos colegas dicen que lo logran (y sus estudiantes asi se los manifiestan), otros expresan que logran que sus estudiantes memoricen algunas ideas o mecanicen formas de resolucion de problemas o ejercicios, pero la preguntas ¿realmente aprenden nuestros estudiantes?

Una vez que esta pregunta se instala en nuestra mente es interesante desenmarañarla para poder responderla con cierta claridad, lo que se transformará eventualmente en una forma de encontrar mejoras a las situaciones.

¿Qué es aprender? Según la RAE aprender es “Adquirir el conocimiento de algo por medio del estudio o de la experiencia”, entonces si realmente nuestros estudiantes adquieran el conocimiento significa que lo estudiaron o vivenciaron por lo que deberiamos mirar nuestras practicas y revisar si estamos permitiendo que ellos realicen estas acciones en el aula o fuera de ellas con nuestra guia (las conocidas tareas o investigaciones)

Por otro lado uno de los significados en desuso de la palabra aprender es “Enseñar, transmitir unos conocimientos”, una definicion con la cual podriamos definir la tradicional clase expositiva, pero ¿es esa la unica forma de transmitir conocimientos?

La clase expositiva tradicional consiste contar lo que la persona sabe sobre un tema a un público utilizando plumón-pizarra, proyectando imagenes con computador y data o simplemente relatar sin apoyo visual lo que conoce. No importa si usamos material audiovisual, mientras sea el docente o una sola persona la que expone conocimiento frente a un publico estamos hablando de una clase expositiva ¿cómo podemos saber que esta aprendiendo el publico?

En un colegio o universidad se realizan evaluaciones que, supuestamente, nos entregan información sobre el aprendizaje de nuestros oyentes, pero ellos se ven influenciados por su entorno respecto a cuanto y como rendir en esa evaluación. Pero, ¿es real el aprendizaje?

El aprendizaje que evaluamos no corresponde solo a lo que escucha el estudiante, sino que también incluye el esfuerzo posterior que realiza para seguir comprendiendo lo que le mostramos ¿cómo podemos ayudar a que este esfuerzo posterior sea menor, es decir, corresponda a un repaso y no a un estudio exaustivo (nuevamente)?

Y es aqui donde ingresa el proceso enseñanza-aprendizaje, donde el docente mejora su enseñanza, enseñando no solo su asignatura sino que también como “procesar” los contenidos y aplica actividades que mejoren el aprendizaje del estudiante. De esta forma el estudiante deberia necesitar un esfuerzo menor en casa para terminar de interiorizar el contenido o concepto y tendríamos (quizás, muy quizás) un mejor clima en aula.

Desconozco si esto se traduce en mejores notas o personas más felices, pero es un buen intento ¿no creen?

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *